Ante las noticias aparecidas en los medios, esta asociación de vecinos desea expresar su más enérgica condena al ataque de odio religioso producido en la noche del 15 al 16 de mayo de 2022, cuando un número indeterminado de asaltantes entraron en la finca de los Heraldos del Evangelio en Sevilla la Nueva (cometiendo un delito de allanamiento de morada) y destrozaron una imagen de la Virgen María y otros bienes (incluido el corte de luz). Los restos de la imagen religiosa se encontraron esparcidos por varios metros a la redonda y la cabeza aún no ha aparecido. Antes de lo ocurrido, miembros de la asociación religiosa, declaran que escucharon a un grupo de personas que pasaban cerca de la puerta de la Finca profiriendo blasfemias contra Dios y la Virgen, y maldiciendo a los Heraldos.


Este acto de barbarie, de un fanatismo y odio ilimitado hacía la religión católica, suponen un atentado contra lo más sagrado de las creencias de muchos vecinos de Sevilla la Nueva y contra la paz vecinal.


La convivencia vecinal ha sido pacífica con los Heraldos del Evangelio durante 3 años. A raíz de la campaña de linchamiento mediático orquestada por varias personas (que ya sabemos quiénes son) se ha conseguido que al final que unos barbaros, inflamados de odio, hayan cometido estos actos.


Ya denunciamos como asociación de vecinos que la rapidez de la propagación mediática en distintos medios de izquierda a nivel nacional no era casual, sino que se explicaban por las conexiones en dichos medios de comunicación de los artífices e iniciadores de toda esta campaña.


Como hemos probado, la división y esta situación de conflictividad ha sido generado por un grupo determinado de personas, que en vez de seguir los cauces pacíficos y ordinarios que las normas administrativas ofrecen para oponerse a lo que consideren contrario a la normativa, han querido utilizar a esos medios de comunicación como arietes de difamación contra la institución religiosa para conseguir sus objetivos.


Afortunadamente, este grupo de vecinos no representan a todos los vecinos ni tampoco se pueden autoproclamar la voz del pueblo.


Esperamos y deseamos que todos los grupos políticos con representación en el pleno municipal, las asociaciones y medios de comunicación locales muestren su condena ante estos actos y cualquier acto de odio religioso contra los religiosos y/o creyentes católicos de la localidad y que llamen a restablecer la paz vecinal que se ha perdido en estos meses.


Esta asociación promueve una recogida de firmas para condenar los hechos. Puede acceder desde aquí:

¿DONDE HEMOS OBTENIDO LA INFORMACIÓN? FUENTES DE LO OCURRIDO: